sábado, 28 de noviembre de 2020

¿Te atreves?


¿Estoy en un sueño? No te atrevas a despertarme, déjame vivir un poco más a tu lado.

Eres como una droga adictiva en mi mente que siento recorre toda mi piel y me hace viajar por mundos paralelos.

Me pregunto si lo que vivo es verdad, si es posible que tú estes aquí. ¿Estás?

Sé que no es que no lo merezca solo que en ocasiones, la inseguridad me hacen creer que momentos tan maravillosos como los que vivo hoy son fugaces.

Tengo miedo de entregarlo todo. Prometo que lucharé para que no me impida vivir el hoy infinitamente.

Mi corazón siente que eres especial, que no saliste ni te refundiste del y en el montón. 

Bajo esa pequeña coraza, que a veces quieres hacer ver, se encuentra una luz cegadora que alumbra el camino de quien quiera caminar a tu lado.

¿Para qué llegaste ahora? ¿Que me estás enseñando? 

Viniste para mostrarme que si es posible tener algo mágico y que existen los hilos transparente para unir dos esencias únicas y puras.

Que vivir es más importante que sobrevivir.

Sanas mi ambiente con tu presencia, le inyectas paz, dulzura y equilibrio.

Así como me admiras, me admiro. Confío en mí, me siento segura desnuda frente a tus ojos.
No me importa que veas mi alma de aciertos e imperfecciones, porque sé que tus ojos están preparados para no juzgar y ver más allá.
¿Entonces qué?... ¿Te atrever a despertarme o seguimos caminado de la mano? 

Te animas a descubrir el mundo de a pequeños bocados... Hoy te tengo una invitación: ¡ven camina a mi lado!

¡Gracias, gracias, gracias!

domingo, 22 de noviembre de 2020

¡Gracias!


Gracias por regalarle luz a mi noche.

Gracias por regalarle calor a mi cuerpo.

Gracias por hacerme sentir desde otra dimensión.

Gracias por cada roce en mi piel que me hacen sentir viva.

Gracias por regalarme tu dulzura con cada beso.

Gracias por cada palabra que me dices y me hace sentir más valiosa y admirada.

Gracias por una noche mágica donde el silencio y el latir de dos corazones se unen.

sábado, 14 de noviembre de 2020

Recuérdame...

Recuérdame - Remember me - Souviens-toi de moi

Recuérdame por ser la luz que iluminó nuestros caminos cuando se cruzaron. 

Recuérdame por mi gran corazón y perdóname por mis errores.

Recuérdame por mi sonrisa de oreja a oreja, aún en los momentos de sombra.

Pero sobre todo, víveme hoy que puedes y aún no necesitas recordarme.


¿Para qué?

 


¿Para qué? - For what? - Pourquoi?

Para qué copa si podemos brindar de manera natural.
Para qué esperar si lo queremos hacer ya.
Para qué callar lo que deseamos expresar.
Para qué poner muros si existe amor en nuestro corazón.
Para qué respirar si no queremos despertar.

Gracias, gracias, gracias. ¡Todos somos uno!

 




sábado, 9 de mayo de 2020

Un 9 de abril en las alturas de la eterna primavera

Después de un periodo difícil de salud, donde se debatían si era un pannus o un trombo valvular y con el miedo de una nueva cirugía a la vista que no se atrevían a hacerla, llegaste un 9 de abril a mi puerta a calmar esa tormenta y enseñarme que los años no se llevan en el alma, recordándome que nunca debemos dejar de ser niños, de tomar riesgos y de aventurarnos.

En tu espejo me vi hace unos años atrás y fue duro ver que me encontraba perdida y que este nuevo bajonazo me estaba nublando y no me dejaba ver mi esencia.


Así que hoy doy gracias... Más que por una botella, que es un hermoso detalle desde la distancia, por entrar en mi vida, por desnudar tu alma, confiar en mí en cada plática y contemplar considerarme como tu familia: como tu hermanita mayor.

Sé que no necesitamos ser hermanos de sangre para querernos como lo hacemos. Cada choque durante la convivencia, por más pequeño o grande que fuera, hizo ver en ti mis errores, aprender a aceptar lo que no me gusta de mí y entenderlo desde otra óptica.

Fueron seis meses de compartir como compañeros de piso donde tu luz siempre fue más grande que tu pequeñita sombra y que fue ese brillo el que me sacó adelante.

Te quiero montones. Gracias por alegrar siempre mi vida. Te hecho de menos hermanito...

lunes, 10 de febrero de 2020

Sanar a través del arte y la atención plena (Mindfulness): Awake Your Dreams


Lo que inició en el año de 2013 con un proyecto llamado “Sanar a través del arte” dedicado a niños con cardiopatías congenitas, de condiciones socioeconómicas vulnerables, que iban a ser intervenidos quirúrgicamente en la Clinica Shaio (dentro del programa Jorada de Corazón Abierto), es ahora la materialización de mi sueño de compartir amor y paz a niños que viven o han vivido momentos parecidos a mi infancia.




Un proyecto que viene acompañado de ese largo y constante proceso de aprendizaje, donde estoy convenicda que para poder sanar y transformar vidas hay que comenzar con la propia. “Solo hasta que nosotros mismos entendemos el poder del amor, en todos sus sentidos, podemos transmitir esa misma información con el ejemplo y no únicamente con palabras”.




Son el camino del agradecimiento, de cada circustancia no controlable de mi vida, que me han hecho más fuerte y me han enseñado a vivir desde otra óptica, vibrar con otras personas y contribuir a un mundo mejor.  Por otra parte, son los cursos certificados de Arteterapia y Yomu Coach de Mindfulness para niños, y mi experiencia de vida las grandes bases para hacer cada vez más real este sueño.

En Awake Your Dreams quiero enseñar que debemos despertar y nunca dejar de soñar, que desde nuestra conciencia plena y estado presente es que podemos entender que la felicidad está en nosotros y la actitud con la que transitemos nuestra vida, sin importar la longitud de la misma.

Así que quise mezclar diferentes disciplinas de sanación no tradicional en pro de las futuras generaciones y los niños que tienen dificultades de salud o quienes están creciendo con la ausencia de sus padres o que no tienen las mismas oportunidades y viven en ambientes tóxicos donde la enseñanza del amor está tergiversada.

Sin duda, un sueño con mi propio sello, uno que viene desde mi transitar de vida y el conocimiento empírico transmitido por las lecturas de temas sobre bioneuroemoción, tradiciones anscestrales, programación neurolingüística, sanación con esencias y cristales y herramientas holísticas sobre atracción energética y poder de nuestros pensamientos y palabras.

Hoy con una sonrisa enorme escribo este pequeño texto, porque logré lo que más quería, ya que desde hace muchos años entendí que mi misión es servir y dejar huella en millones de corazones, expandiendo la ola de amor, paz y armonía en cada ser que cruza por mi vida y cada niño y familia que está viviendo un proceso de aprendizaje fuerte, donde siempre les vendrá bien una pausa, autoconocerse y tener una guía o  acompañamiento para liberarse y canalizar emociones.

sábado, 5 de enero de 2019

¿La salida? confianza y la brújula corazón.

Hace algunos años, cuando inicie mi vida de adulto, me perdí en un laberinto llamado sobrevivencia.

No encuentro el momento exacto donde dejé de vivir y puse mi mejor máscara... Una sonrisa continúa, con el objetivo de ocultar mi nostalgia.

Hice a un lado la escritura y la pintura, quedando sin canales para exprimir sentimientos y sanar el alma.

Hace cuatro años, me reconecté y recuperé mis profundos pensamientos. Entré. una vez más, en ese proceso de reconocimiento.

Vuelve el fuego a mi corazón. Me reencuentro con mi niña interior y entiendo que solo aceptándome, con un pulmón y medio, comienza la vida después de cruzar la salida.

El amor es vida y el propio es fundamental para evitar solo desplazarnos por los corredores del laberinto.